Inicio

Escritura Japonesa – Poderes Curativos


La escritura japonesa, o “Zen”, es una tipo de escritura-dibujo cuyo objetivo es el conocimiento propio. Esta clase de caligrafía en Japón se ha utilizado desde tiempos remotos como método de conexión entre el hombre y el cosmos. En esta técnica, es fundamental a la hora de ponerla en práctica, tener la mente totalmente vacía, en blanco, abierta a toda clase de posibilidades. Para ello, se deberá preparar la mente a través de la meditación, de la experiencia y de nuestras vivencias más íntimas. No persigue ni la perfección ni la belleza, lo que cuenta únicamente es el acto en sí mismo, reflejando de esta forma la naturaleza en su pleno estado.

En la escritura Zen, no existe el pasado, presente o futuro; sino por el contrario, solo existen el “aquí y ahora”. No podemos dejar de recordar que para esta cultura, el camino de la vida consiste justamente en ser como somos. Entonces las letras fluyen de ellas mismas, de la misma manera que nuestro pensamiento lo hace desde nuestro cerebro para producirlas.

LEER  Por qué se ronca?

Por todo esto, para la práctica de esta caligrafía, es necesario que la mente esté vacía, siendo ella la que incluye el todo de nuestro ser. Así, se logra el equilibrio a partir del desequilibrio, se encuentra la armonía en la falta de ella. La conexión que hay entre cerebro y manos al momento de escribir, proporciona la limpieza de la mente, poniendo los pensamientos en otro plano, desplazándolos del centro evadiendo las preocupaciones que tenemos y que también nos encierran en nosotros mismos.

Al comenzar con la práctica de la escritura japonesa, es necesario tener en cuenta dos aspectos: la postura y la respiración. Para ello hay que poner el pie izquierdo sobre el lado derecho del cuerpo, y el pie derecho sobre el lado izquierdo. Esta postura se realiza sentado sobre un almohadón en el piso, encima de una silla o sillón, y con los pies cruzados atrás o adelante. Al adoptar esta posición, hay que mantener derecha la columna vertebral sin forzarla, manteniendo los hombros totalmente relajados.

LEER  Relajacion - pases magicos

Al dibujar los ideogramas de este idioma, se están representando ideas. Por eso es elemental practicarlo (este es un consejo más que nada para los occidentales, quienes requieren de mayor concentración para escribir en este tipo de escritura).

Al reproducir la idea que cada ideograma representa, nos distrae tanto como escribir en un idioma que ya conocemos.

Otras cosas a tener en cuenta son por ejemplo, el buscar un lugar de la casa o sitio donde se piensa realizar la técnica que sea iluminado, emplear papel de arroz tinta china de barra y un pincel tipo brocha. La tinta china se disuelva con agua sobre un trozo de mármol. El pincel se debe tomar desde el extremo con los dedos pulgar, índice y mayor. Y por último, no se debe apoyar el brazo.

Fecha de publicación 2008-02-10 21:36:00.

Actualizado el 26-11-2017 14:09:13
Por Neipol

Deja un comentario