Inicio

Genitales, remedios fáciles


Los varones suelen tener, con mayor frecuencia que las nenas, problemas en sus genitales. La fimosis (imposibilidad de hacer descender el prepucio completamente) es normal hasta una edad que puede variar entre los nueve meses y los tres años.

Sólo si resulta muy acusada (el prepucio está cerrado) es necesaria la circuncisión, que se puede realizar en cualquier momento de la infancia, y es muy sencilla. Si después del nacimiento, los testículos (que se forman en el abdomen durante el embarazo) no han bajado bolsas del escroto, es necesario que el niño sea visto por un urólogo.

LEER  Cirugía estética de mamas, implantes de silicona.

Este trastorno, que se conoce como criptorquidia, se trata con hormonas. En caso de no obtener resultados con esta terapia, es preciso recurrir a la cirugía antes de que el niño cumpla seis años.
El tamaño demasiado grande de uno o de los dos testículos es síntoma de hidrocele.

Consiste en una acumulación de líquido entre las láminas que envuelven al testículo, por debajo de la piel del escroto. No produce molestias y suele resolverse sólo en los primeros meses. Si después de esta fecha el hidrocele no desaparece y cambia de tamaño, lo más probable es que en el futuro se extirpe este líquido. Pero sin apuro y sin miedos: la operación es fácil, y el niño se recupera pronto.

LEER  El miedo al miedo

Fecha de publicación 2008-10-01 11:01:00.

Actualizado el 17-12-2015 23:01:55
Por Francesca Neipol
Categoría: cirugía, trastornos
Etiquetas: , ,

Deja un comentario