Inicio

Desviación de las piernas


Las piernas arqueadas, en genu varo, según la terminología médica, son uno de los motivos que con mayor frecuencia surgen en la consulta del ortopedista. En muchas ocasiones la causa es un déficit de vitamina D y calcio, o bien un síntoma de raquitismo. El problema se corrige en cuanto el pequeño recibe el aporte necesario de estos nutrientes.

Otras veces las piernas se tuercen porque se ha puesto al bebé a caminar antes de que estuviera preparado para hacerlo. Estos niños, sobre todo si son gorditos, tendrán las piernas torcidas alrededor de los 14 o los 16 meses.
Menos frecuente que los dos casos anteriores es que la desviación esté provocada por una alteración del cartílago del crecimiento.

LEER  Piñones

En este caso, los huesos de las piernas crecen más por un lado que por el otro y suele ser necesario corregirlos con cirugía aunque, algunas veces, basta con entablillar o poner un aparato ortopédico durante la noche.

A partir del segundo año de vida, en mayor o menor grado, todos los niños tienen las piernas en forma de equis (genu valgo), es decir, juntan las rodillas y separan los pies. En estos casos, el ortopedista puede prescribir unas cuñas en los zapatos que obliguen piernas a enderezarse poco a poco.

Fecha de publicación 2008-11-13 21:46:00.

Actualizado el 03-09-2017 18:36:11
Por Neipol
Categoría: cirugía, vitaminas

Deja un comentario