Inicio

Crean raton valiente modificando el ADN


La verdad es que esta noticia es muy bizarra y me causó gracia pensar que un ratón no le tema a un gato por modificar su genética. dudé en ponerlo en esta sección por qué pensándolo un poco la verdad pensé la cantidad de cosas que se pueden lograr tan sólo modificando parte del código del ADN de un ser vivo.
Se imaginan los nerds tomando una pastilla para hacerle frente a los chicos matones que los casan de pinta jaja!

Investigadores japoneses lograron modificar la estructura genética de un roedor, dando vida a un animal que puede jugar apaciblemente con su “archienemigo”.
El juego del gato y el ratón ya no será el mismo. Científicos crearon un roedor mutante que perdió su instinto de miedo a los felinos, informó el periódico The Independet.

Mediante un cambio genético en el sentido del olfato del ratón, los investigadores le causaron la pérdida de la habilidad para asociar el olor de un gato con el miedo a un potencial predador.
El resultado fue un roedor que puede jugar amistosamente con un felino sin mostrar la más mínima señal de alarma.
El estudio fue liderado por Hitoshi Sakano, de la Universidad de Tokio, quien afirmó que la investigación es importante porque muestra que es posible contrarrestar la natural animadversión que los mamíferos –incluyendo a los humanos- tienen frente a ciertos aromas.

LEER  Las letras que forman la escalera del ADN

Introduciendo un gen de la toxina difteria en el ratón, los científicos pudieron remover selectivamente ciertas células nerviosas del bulbo olfativo del animal, que se sitúa en la base del cerebro y recibe impulsos nerviosos de los receptores olfativos que se encuentran en la cavidad nasal.

El estudio del profesor Sakano explica que el bulbo olfativo está formado por dos tipos de células nerviosas: las que responden a impulsos innatos y las que reaccionan ante situaciones aprendidas. Según el propio especialista, su trabajo logró descubrir que estos dos tipos de células están separadas las unas de las otras.

LEER  Genética de los hijos

“Estos resultados indican que, en el ratón, la información de rechazo es recibida en el bulbo olfativo por grupos separados de células nerviosas: aquellas destinadas a lo innato y las que responden a lo aprendido”. Y, gracias a la manipulación, “el ratón mutante careció de respuestas innatas a los olores que le generan rechazo, a pesar de que era capaz de detectarlos”, agregó.

El próximo paso de la investigación será buscar más pares de circuitos en otras partes del sistema sensorial de los mamíferos.
Con respecto imágenes que ilustraron el estudio, Sakano aclaró:  “Los gatos fueron bien alimentados antes de tomar las fotografías. De otra manera, habrían matado a nuestro preciado ratón mutante”.

Fecha de publicación 2011-02-18 16:23:00.

Actualizado el 28-11-2017 14:38:10
Por Neipol
Categoría: ciencia

Deja un comentario