Inicio

El eterno enigma de la calvicie


Dios hizo unas pocas cabezas perfectas; las demás, las cubrió con pelo”. Esta frase, como cabe suponer, fue pronunciada por un calvo famoso, y es que durante mucho tiempo la ironía -o el trasplante capilar- han sido las únicas defensas contra la pérdida de pelo con que han contado los hombres.Cada vez más varones, por resignación o por estética, optan por el afeitado de cabeza como mejor solución. Pero esto no tiene por qué ser así. “La caída del cabello se define por tres grandes características”, informan en Laboratorios Vichy: “genética, ligada al sexo y ligada al lugar”.

LEER  Peinado y corte de cabello de Neymar

Por ligada al sexo hay que entender el aflujo de hormonas masculinas (testosterona) que tiende a atrofiar el folículo piloso por el efecto del enzima 5 alfa-reductasa; la testosterona se convierte en dihidrotestosterona

Mientras llega el crece-pelo del futuro, hay tratamientos que permiten retrasar o frenar la caída en un número apreciable de casos: la finasterida (comercializada con el nombre de Propecia), primer medicamento anticaída que se toma por vía oral, que actúa inhibiendo la acción de la DHT; el minoxidil, de uso tópico, que aumenta la pilosidad, aunque no produce los mismos resultados en todos los usuarios; y el aminexil, de laboratorios Vichy, que es asimilado por la raíz del cabello e impide la rigidificación del colágeno que la envuelve, contribuyendo así a su sujeción.

LEER  Cómo prevenir y tratar la caspa eficazmente

Fecha de publicación 2008-10-10 10:42:00.

Actualizado el 28-07-2017 20:56:02
Por Neipol
Categoría: Cabello

Deja un comentario