Inicio

Juegos de estimulación para bebés


Desde el nacimiento hast seis semanas de tiempo del bebé, los juegos que realizamos con ellos deberán tener como objetivo: la relajación del niño, y a su vez de los padres; la estimulación del interés del niño por sí mismo, por sus padres y por su entorno; y por supuesto, el desarrollo de su sentido del ritmo.

Un juego realmente divertido en esta etapa del niño, consiste en acostarlo de espaldas sobre un edredón y a continuación sentarnos o arrodillarnos junto a él. El procedimiento a seguir, será primero acariciarle los bracitos con mucha suavidad, desde los hombros hast manos, y las piernas desde las caderas hasta los pies. Mientras tanto, le hablaremos y acariciaremos suavemente. Luego debemos extender uno de sus brazos y comenzaremos a darle golpecitos muy suaves a cada lado con ambas manos abiertas, repitiéndolo con las demás extremidades. Después de haberle dado durante uno minutos esos cariñosos golpecitos, le acariciaremos la barbilla con un movimiento circular de la mano, masajearemos ambos lados de su cabeza, desde el cuello hast sienes.

LEER  Alimentos ricos en calcio para bebés

Este juego se recomienda hacerlo justo antes del baño o de la siesta, pero sin propagarlo más de diez minutos. El bebé habrá relajado sus músculos y a su vez, estará tomando conciencia de su cuerpo.

Desde las seis, doce semanas, los juegos tendrán otras metas. Estas serán: desarrollar la conciencia del bebé de sí mismo; desarrollar además el sentido del humor favoreciendo la risa; que conozc distintas texturas que lo rodean, así como la coordinación de sus músculos.

Un ejemplo de juego divertido para esta etapa en particular, es el de “la ratita”. Acostamos al niño en el regazo, en una silla infantil o bien en el suelo, boca arriba, recorreremos con los dedos sus piernas imitando el movimiento de las patas de un animalito. Acompañaremos los movimientos con palabras divertidas como “sube, sube la ratita…”, cuando lleguemos a la parte superior del brazo, diremos algo como “para entrar en…”, y según lleguemos al cuello exclamaremos “tu casita”, con un tono de voz más baja que alta. A continuación le haremos cosquillas dándole un abrazo muy fuerte y riéndonos.

LEER  Cómo eliminar el dolor cervical

Fecha de publicación 2008-06-01 23:25:00.

Actualizado el 29-10-2017 17:46:15
Por Neipol
Categoría: bebés, estimulación

Deja un comentario